Comparte con nosotros
Twitter   Youtube   Flickr  

Suscribete
Discurso de Nuestro Director

“La moral tributaria en Ecuador avanza, cada vez son más las personas y empresas conscientes de la importancia de los impuestos para el financiamiento del desarrollo sostenido del país; y, ello se refleja en la contribución oportuna y voluntaria de los ciudadanos en el pago de sus impuestos”

El entorno de la Administración Tributaria ecuatoriana es dinámico y de cambios muy fluctuantes, basta solo examinar las estadísticas de la evolución sectorial del Ecuador, el incremento del uso de Internet como herramienta tecnológica así como la incidencia que tiene la economía ecuatoriana producto de la crisis interncional del 2009, la cual ha podido ser amortiguada por la oportuna intervención estatal incluyendo también el SRI. Este escenario requiere que tengamos que reinventarnos constantemente, y para ello nuestro modelo organizacional y las acciones deben adaptarse a los desafíos que el país exige para una administración tributaria moderna, eficiente y cercana al contribuyente. Hace casi cuatro años iniciamos nuestra gestión institucional apuntalando la consolidación de la ciudadanía fiscal y consecuente cohesión social, para lo cual estimamos una agenda de trabajo basada en planes y proyectos.

El trabajo ha sido arduo y ha reportado los resultados esperados por toda la sociedad. La recaudación de impuestos en el país refleja la mayor eficiencia de la Administración Tributaria y la eficacia de las reformas legales implantadas en los últimos años, por lo cual se incrementó de US$ 4,522 millones en el 2006, a US$ 6,700 para el 2009, una presión tributaria (relación entre la recaudación y el PIB) del 10.8% al 13%.

Es así que trazamos el Plan Estratégico con perspectiva al 2013, y como menciona Eduardo Galeano, el mismo constituye nuestra utopía que nos permitirá caminar hacia el cumplimiento de lo que queremos sea un SRI que le haga bien al país. En el Plan Estratégico 2010-2013 definimos nuestros valores, Vocación de servicio, Honestidad, Ética y Probidad; Compromiso, Equidad, Respeto y Trabajo en equipo, como factores indispensables para la consecución sostenida de nuestros objetivos estratégicos.

Para el cumplimiento de estos objetivos, se estructuró un modelo de gestión apalancado en el talento humano, tecnología y procesos orientados a una mayor cobertura y calidad de los servicios tributarios y el fortalecimiento de los planes y procesos de control de la evasión y el fraude fiscal en el marco de la gestión de riesgos.

La moral tributaria en Ecuador avanza, cada vez son más las personas y empresas conscientes de la importancia de los impuestos para el financiamiento del desarrollo sostenido del país; y, ello se refleja en la contribución oportuna y voluntaria de los ciudadanos en el pago de sus impuestos.

Carlos Marx Carrasco

 Director General